Tráfico de especies

El tráfico de la fauna se ha convertido en uno de los emprendimientos económicos mas redituables y figura en el mundo en tercer lugar luego del de armas y el de drogas.
Según el CITES, el tratado mundial que regula el comercio de especies protege a las que están en peligro de extinción, la población de elefantes africanos se redujo de 1.3 millones de ejemplares a poco mas de 600.000 durante la década de los ochenta. Otra década similar bastaría para provocar la extinción de la especie



Pero no es este el único caso. Según los datos de las organizaciones TRAFFIC y WWF, cada año se comercia ilegalmente con primates, aves, pieles de reptil y de mamíferos, orquídeas, cactus y peces exóticos. Sus destinos son EE.UU, Europa, Japón y gran parte del sudoeste asiático.


Los usos que se le dan soy muy pero muy variados (una piel de pantera siberiana alcanza los 100.000 dólares en el mercado negro), ornamentos, productos pretendidamente afrodisiacos y, en algunos casos animales de compañía. A causa de este comercio ilegal, unas 700 especies se encuentran al borde de la extinción, pero además, otras 2.300 especies animales están amenazadas.



TRAFICO ILEGAL DE ESPECIES EN COLOMBIA


Colombia es uno de los países con más diversidad en flora y fauna, es tal su variedad que se ha convertido en uno de los principales focos de explotación animal, debido a esto el país es visto como uno de los principales lugares para conseguir y traficar ilegalmente fauna; habitualmente se exportan miles de especies a Europa y Japón consideradas núcleos del recibimiento de fauna tanto para su comercialización y en algunos casos consumo de las especies.




El tráfico de especies en Colombia es un problema grave, y aunque los entes encargados de controlar esta problemática unen sus fuerzas haciendo campañas de educación y prevención para evitar el tráfico de especies, a este no se ha dado la suficiente divulgación.

Este problema está afectando de manera importante a nuestro país, ahora en cualquier plaza de mercado se encuentran animales y a veces el ilógico pensar que las condenas para los traficantes no pasan de un año, es muy poco tiempo y por eso no les afecta seguir cometiendo este delito.